Historia, arte y fiestas

Escudo
escudo_urroz-villa

Trae de plata y seis bandas de sable

Historia

El rey navarro Sancho el Fuerte, en el año 1195, concedió a Urroz fuero particular y varias exenciones y mercedes, entre otras que un vecino de Urroz fuese escanciano en su curia, que los vecinos de Urroz no fuesen obligados a trabajar en las obras reales ni a ir a la guerra sino en compañía del rey.

El rey navarro Teobaldo I confirmó este fuero en 1236.

En el año 1454 se le concede la merced de “buena villa” con asiento en Cortes, por este motivo figura el escudo de Urroz en la estatua de los fueros del Paseo de Sarasate de Pamplona, junto a todas las demás localidades con asiento en Cortes.

Urroz Villa estuvo amurallada hasta que en 1516 el Cardenal Cisneros la mandó demoler para evitar todo posible alzamiento de la nobleza navarra contra los reyes castellanos que acababan de conquistar el viejo reino de Navarra.

El rey castellano Felipe IV concedió la ferial anual en 1630.

Hasta las reformas municipales de 1835-1845 la jurisdicción civil del alcalde de Urroz comprendía, además de la propia villa, todos los lugares de Arriasgoiti, Izagaondoa, Lónguida y valle de Lizoáin. Tras dicha reforma la villa de Urroz y los cuatro valles citados quedaron como ayuntamientos independientes.

El alcalde lo elegía el virrey a propuesta de los vecinos, generalmente consultaba a las personas de rentas más elevadas. Los regidores se elegían por insaculación.

A mediados del siglo XIX se tiene constancia de un batán donde se fabricaba paño ordinario y un molino de harina. A finales de este siglo la población estaba distribuida en 107 casas con un promedio de 468 personas.

Ya en el siglo XX tuvo estación de ferrocarril, el llamado tren del Irati, que comunicaba Pamplona con Aoiz, Lumbier y Sangüesa, que funcionó entre 1911 y 1955. El máximo de población estuvo en 1910, con 639 habitantes y el mínimo en 1981 con 361 personas. A partir de esta fecha la población se mantiene, e incluso crece ligeramente, estando en torno a los 380 habitantes.

Arte

Nuestra Señora de la Asunción 

El edificio más destacable es la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, de estilo gótico, resultado de varias remodelaciones habidas en los siglos XIV a XVI, se encuentra sobre una antigua planta románica.

Es de notable tamaño y tiene un aspecto imponente de carácter defensivo, función propia de la época medieval.

Consta de una nave única dividida en cinco tramos, con dos pequeñas capillas laterales, la bóveda es de crucería. Mediante una escalera en el lado del evangelio (izquierda mirando hacia el altar) se accede al coro y a la torre del campanario.

El retablo es de talla en estilo renacentista, obra del taller de Miguel de Espinal y está realizado en torno a 1570. Dicho retablo consta de un banco, tres pisos y un ático con una variada decoración de imágenes religiosas entre capiteles jónicos que separan las figuras.

En la sacristía se guardan algunas piezas de orfebrería y tallas procedentes de algunas ermitas.

Ermita de San Pedro 

La ermita de San Pedro se rehabilitó en auzolan en los años 90.

El crucero gótico, de la segunda mitad del siglo XVI, se encuentra en la entrada a la villa desde Pamplona. Representa por una cara la imagen de Jesucristo y por la otra la Trinidad. Se encuentra protegido por un templete de madera forrado de una lámina de plomo. Ha sido restaurado en 2007.

En la arquitectura civil destaca la gran plaza de El Ferial, irregular, parcialmente porticada, que constituye una importante seña de identidad.

Plaza del Ferial

La amplitud de la plaza sugiere una plaza de mercado o feria, que antaño fueron los usos tradicionales.

Casas Góticas 

Existen varias casas góticas de los siglos XV y XVI con puertas blasonadas que se pueden observar en un itinerario urbano señalizado que parte junto a la iglesia. Entre dichas construcciones está el palacio de Torreblanca.

Fiestas

Las fiestas patronales se celebran los días del 14 al 18 de agosto en honor de la Virgen de la Asunción (15 de agosto).

Las fiestas pequeñas se celebran el 5 de agosto, la Virgen de las Nieves.

Tradiciones

Desde el año 2004 se han recuperado las Ferias de San Martín que se habían dejado de celebrar en los años 60. Antiguamente era una afamada feria de ganado, hoy se celebra una feria de artesanía.

Aunque la festividad de San Martín es el día 13 de noviembre, actualmente la feria se celebra el sábado anterior o el posterior, según la convoque el Ayuntamiento.

El privilegio de feria fue otorgado a Urroz Villa por Felipe IV en 1630.